domingo, 6 de julio de 2008

Mauthausen


En San Sebastian mirando la carta de un restaurante, conocimos a un hombre. Empezamos a entablar conversación, y resultó ser superviviente del campo de concentración de Mauthausen.

Su historia, como la de miles de personas, republicano español exiliado en Francia, apresado y enviado a Mauthausen.

La vida nos regala tantas cosas sorprendentes... No todos los días se recibe una lección sobre persistencia, valentía, orgullo y libertad.

4 comentarios:

petitapetitesa dijo...

Lamentablemente todavía hay mucha gente que prefiere el olvido a intentar aprender del pasado.

Nuestra cacareada democracia (que en realidad esta en pañales) esta llena de fosas y cunetas sembradas de olvido, desgraciadamente todavía son muchos los que se niegan a desenterrarlo.
Si estuviéramos hablando de países sudamericanos o africanos esos mismos individuos estarían a favor aduciendo motivos humanitarios, de verdad, de represión injusta, de desenmascarar crímenes de dictaduras (lejanas naturalmente) pero cuando se trata de enfrentarnos a nuestros propios fantasmas, preferimos olvidar.

Besos (que no se pierdan nunca en el olvido)

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Fue un momento bonito, emocionante y especial.
De historias con aroma muy fuerte y genuino.

Un abra�ada de koala, petiteta

Antiqva dijo...

Hace ya unos años tuve oportunidad de conversar con un soldado del bando "nacional", que en un pueblo de Andalucia habia participado en el fusilamiento de mas de 300 personas...

Que mas podria decir.

Un saludo un poco pesimista, amiga

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Me parece una experiencia muy interesante. A mi también me hubiera gustado poder conversar con él.

Un beso.