miércoles, 1 de octubre de 2008

Podría...

Podría hablarte sobre muchas cosas, entre que mi cabeza no para de darle vueltas a las cosas, y que tengo la odiosa manía de tener una observación y una teoría para todo... Podría hablarte sobre:

- Que creo fervientemente que las mentiras que se dicen en un club de jazz te llevan directamente al infierno. Y eso me parece atractivo.
- Que he visto morir dos personas, y a una la quería.
- Que no sé si debería preocuparme por mi síndrome de Peter Pan.
- Que cojo demasiado fuerte el lápiz para escribir mis sueños.
- Que a veces, cuando no te oigo, es porque mis recuerdos aún hacen mucho ruido.
- Que para ser gracioso no hay que disfrazarse de payaso... que siempre me dieron un poco de miedo.
- Que una vez me dedicaron la canción "aprendiz" (y me dolió).
- Que tengo que aprender a dejar de llenarme los bolsillos de pan, e ir tirando miguitas para no perderme si quiero regresar.
- Que me encanta que me traigan agua a la cama.
- Que mi móvil me despierta cada dia con el: "I will survive" de Gloria Gaynor.
- Que escuchando a Tachenko he encontrado lo que te quise decir ayer con muchas palabras: "Quererte sin pensar".
- Que por razones del directo cometo un error tras otro.
- Que ante un montón de purpurina no puedo evitar el impulso de soplar.
- Que cuando me enfado mucho soy de las que da puñetazos a las paredes.
- Que me dejan perpleja esas situaciones en que no existe diferencias entre el uso de su palabra o su omisión.
- Que alguna vez me sorprendí pensando qué probabilidad tengo de ser un SPAM.

...pero no, hoy no me apetece hablar de nada.

6 comentarios:

¿Fantasma? dijo...

¿Y puedes?

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Creo que sí, o por lo menos de esos temas...

¿Sabes? Llevo un tiempo que no acabo de encontrar mi espacio en mi/s blog/s. La razón es muy sencilla, alguien que formó parte de mi vida (sentimental) bucea silencioasamente por mi espacio, y eso me condiciona, aunque no sea su intención.

Así que, o soy capaz de prescindir de ello, o tendré que acabar colgando el blog. Lo estoy intentando...

He estado cotilleando tu blog, y es interesante porque es muy diferente, existe una palabra (bien son dos) que lo podrían definir. Es un término que aunque principalmente esté asociado a la literatura, yo siempre lo he visto más vinculado con el mundo de la fotografía: realismo mágico.

Un beso

petitapetitesa dijo...

Nosdormimos tu no digas nada, ya lo haré yo por las dos.

-¿Para que se va a un club de jazz si no es para mentir?
-Ver la muerte de cerca hace que queramos a aquellos que incluso no queremos.
-Conozco a alguien con el síndrome de Peter Pan y es muy desgraciado.
-Yo cuando quiero escribir mis sueños nunca encuentro el lápiz.
-Muchas veces suelo fingir que no oigo para evitar problemas.
-Nunca me hicieron gracia los payasos. Pero si las payasadas.
-No me gustan las dedicatorias, son demasiado frias.
-Me es imposible dejar migas como si de un G.P.S. se trataran, mis perros van detrás comiéndoselas.
-Que muchas veces la sed no la quita el agua.
-Que siempre intento adivinar lo que piensas.
-Me aterroriza el directo, en muchas ocasiones utilizo el pregrabado, utilizando el espejo.
-La navidad tiene suerte de poder utilizar la purpurina “a troche y a moche”.
-Cuando me enfado me duele el estomago.
-Prefiero los silencios que las palabras vacías.
-¡¿Hay alguien ahí?!

Besos

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Creo que ni en mil millones de vidas a la redonda (nueva adquisición de la república independiente de mi lengua)podría elegir mejor portavoz que tú.

Lo de las migas, ya es definitivo, he tenido que desistir, en mi caso no son mis perros, son mis sobrinos...

Por cierto, en la última frase de tu comentario, casi muero de risa,...

Quizás los agradecimientos también te parezcan fríos,..., pero en cualquier caso....gracias, por todo.

Un beso

dintel dijo...

Creo que en la vida hay muchas cosas que nos condicionan y eso nos da la oportunidad de encontrar puntos nuevos de escritura. ¿No crees?

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Sí, claro.

Aunque realmente tiene más que ver con la perdida del propio espacio...