martes, 20 de mayo de 2008

La chistera

Había una vez una niña que no se sentía conforme con el mundo que le había tocado vivir. Un dia, al asomarse a una chistera, se cayó dentro.
Allí encontró aquello que siempre quiso.
Un mundo interior

7 comentarios:

Jon Doe dijo...

Ay, esa chistera... A veces pienso si no es mejor mantenerse detrás de la barandilla y ponerse a salvo.

Eso no quita que me guste mirar lo que sale de la chistera que tu caíste.

Un beso.

petitapetitesa dijo...

¿Cómo continua el cuento?

(Es solo porque me cuesta un poco dormir, y me he quedado con ganas de más)

Besos

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Jon,
�Ja, ja, ja!

S� tienes raz�n, un mundo interior puede llegar a ser m�s arriesgado que el mundo real.
No s� quiz�s sea porque ponemos menos l�mites...

Lo peor (lo mejor) de caerse a una chistera es que es dif�cil volver atr�s. �Verdad?

Mua

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Petitapetitesa,

prometido un cuento para ti, para cuando no puedas dormir... pero dame tiempo... hasta el 2 de junio casi no tengo tiempo ni de respirar!

Un beso

Abril dijo...

vale, y se convirtió en un conej@ rodeado de zanahorias, jeje

nos dormimos sin hablarnos dijo...

S� pero no s�lo de zanahorias vive el conejo... Habr� otros conejos/as que siempre estaran de buen rollo, jugaran a correr y a dejarse pillar. Habr�n cajitas de madera llenas de sorpresas inacabables. Existir�n de verdad los tres conejos reales, que un d�a al a�o haran realidad el sue�o conejil supremo...

Pero tu ya lo sabes, te vi all�.

P.D: Te envio un mail, no s� si dentro de un rato, o ma�ana. Quiero hablar contigo.

Abril dijo...

me ha encantado lo del sueño conejil supremo, voy a invocar a las hadas conejeras... ;)

muacks

pd.espero tu mail, jeje