domingo, 11 de mayo de 2008

Llámale libertad

Llámale libertad
aunque a veces se confunda
la diferencia del que se escapa y del que se va

5 comentarios:

Jon Doe dijo...

Me ha parecido precioso en su sencillez, en su sinceridad.

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Gracias por tus palabras, primero porque son las primeras que estrenan mi nuevo blog.
Y segundo, por el halago. Me alegro que te guste. Y me gusta las palabras que has usado para ello, especialmente la de sencillez, porque mis palabras se me antojaban un pelín retorcidas en concepto, quizás sea porque enmarañan algunas de mis situaciones actuales.
Un beso

Yo misma dijo...

A veces se pueden confundir los términos escapar e irse...

Yo lo tengo claro, cuando me vaya no estaré huyendo, estaré marchándome y dejando un pasado atrás (el cuál seguramente ya tendré superado, por lo tanto no hurié más de él)

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Mi dislexica favorita,

parece imposible confundirlas, ¿verdad con un significado tan diferente?

Pero me he estado comiendo mucho el coco, y existen muchas ocasiones que claramente nos estamos marchando. Pero que no deja de ser una forma encubierta de huir...Por experiencia propia...

Sólo se va el que encuentra y deja resuelta una situación.

O quizás no...¡ja,ja,ja!

Te quiero locuela

nos dormimos sin hablarnos dijo...

Mierda, por bocazas, he querido decir:
disléxica

Ja,ja,ja!